Desde la creación de la Confederación Don Bosco, las Federaciones y Centros juveniles se han afanado en promover actividades y proyectos que amplíen el abanico de posibilidades de participación de personas menores y jóvenes colocándoles en el centro de la intervención y otorgándoles el papel protagonista que les corresponde.

La finalidad es promover la transformación social desde propuestas concretas de promoción juvenil, mejorando la preparación de la infancia y la juventud formando y apoyando a personas capaces de decidir sobre su propio desarrollo y aportando soluciones en su entorno más cercano.

Respondiendo a la necesidad de poner en valor a las personas menores y jóvenes a través de una educación integral que les ayude a su desarrollo personal y en la relación con los demás. Respondemos a la demanda social y disponemos de propuestas alternativas que coloquen a los niños y niñas como actores y eje central de su desarrollo y que garanticen el pleno desarrollo de sus derechos; haciéndoles visibles en un escenario donde sean los y las protagonistas y puedan asumir, de manera natural, su condición de seres sociales.

Nuestra visión de la participación va por tanto ligada a todo un proceso de transformación vital, tanto a nivel individual como colectivo. En este proceso, la información, el estar presente en los espacios donde se toman las decisiones, el ser consultado sobre diferentes opciones, el formar parte de esa toma de decisiones son factores que facilitan el desarrollo de una participación real y activa.